puerto-valle-la-experiencia-la-estancia-header-1 puerto-valle-la-experiencia-la-estancia-header-2 puerto-valle-la-experiencia-la-estancia-header-3 puerto-valle-la-experiencia-la-estancia-header-4 puerto-valle-la-experiencia-la-estancia-header-5 puerto-valle-la-experiencia-la-estancia-header-6 puerto-valle-la-experiencia-la-estancia-header-7 puerto-valle-la-experiencia-la-estancia-header-8 puerto-valle-la-experiencia-la-estancia-header-9 header_experiencia_estancia

HISTORIA, TRADICIÓN Y PRODUCCIÓN SUSTENTABLE

La estancia Puerto Valle fue fundada en 1868, cuando el navegante italiano Bernadino Valle compró las tierras al gobierno provincial con el objetivo de desarrollar su negocio ganadero y de transporte de mercancías.

Hoy en día, las tierras que formaban parte de la antigua estancia están destinadas a la producción sustentable, más precisamente a las industrias forestal y ganadera.

VIVERO FORESTAL

El vivero produce más de 4 millones de plantines de Eucalipto, Grevillea, Kiri y Yerba Mate , al año, que son utilizados para llevar adelante el manejo de las plantaciones forestales, lo cual ocurre bajo normas FSC® (Forest Stewardship Council®), que exigen que se implementen las mejores prácticas sociales y medioambientales.

SENDERO “DE LA RIBERA”

El sendero invita a adentrarse en la vegetación, buscando a cada paso los rastros de los monos Carayá que pueblan las copas de los árboles, mientras que los estratos inferiores de vegetación albergan aves, carpinchos y otros tantos mamíferos. Estos montes remanentes de Selva Paranaense son de vital importancia para la conservación de la biodiversidad, al punto tal que han sido declarados como Área de Importancia para la conservación de Aves (AICA) por Aves Argentinas y Bird Life International.

CABALGATAS

Partiendo del corral, nuestro guía baqueano se ocupa de marcar el paso para recorrer los senderos de la propiedad. Las cabalgatas están ligadas a la historia y a la tradición de estas tierras, por lo que los huéspedes disfrutarán de un paseo histórico e inolvidable, que les dará la posibilidad de perderse en los colores de los atardeceres correntinos mientras atraviesan los bosques.