Las tierras que forman parte de la estancia se adentran en el estero. Recorrer los caminos que lo bordean o bien embarcarse para llegar a la Laguna Valle son dos de las mejores formas de observar un gran número de especies de aves. Entre ellas se puede contar al cachilo de antifaz (Coryphaspiza melanotis); Yetapá grande (Gubernetes yetapa) y Yetapá de collar (Alectrurus risora). Además, en los bordes del estero pueden encontrarse Atajacaminos ala Negra (Eleothreptus anomalus) y la Monjita Dominica (Xolmis dominicus).