Muy cerca del hotel, los pastizales ceden espacio a la selva paranaense donde podemos encontrar una rica diversidad. Allí conviven entre cincuenta y cinco y setenta y un especies arbóreas por hectárea, convirtiendo este ecosistema en un excelente lugar para la observación de aves. Entre otras especies, es posible observa al Carpintero Garganta Negra (Campephilus melanoleucos), el Tueré Grande (Tityra cayana) y la Saíra Pecho Negro (Tangara cayana).